martes, 7 de febrero de 2017

80. Sedimento y acumulación

En mis horas más bajas soportando esa injusticia que me provoca frustración, ansiedad, rabia, dolor, decepción…Toda una sedimentación de sensaciones negativas, horribles…A veces mi mente y mi cuerpo piden parar. Hacía mucho tiempo que no me sentía tan impotente, quizá desde el bachillerato y las miradas de jueces anónimos, o desde la horrible infancia que me dieron mis padres.
No suelo llorar jamás, sólo me saca lágrimas la rabia, como si fuese un embudo mágico.
Creo que, si sigo así como sigo, es porque sigo sin saber quién soy. Quizá esta pregunta me persiga toda la vida, haga lo que haga, consiga lo que consiga.
Todo viene precedido por un mes horrible en todos los aspectos y tras un viaje de introspección que reservé hace dos meses como si me oliese todo esto.
Seguimos remando, oh emperador, seguimos. Aunque fuera llueve y truene servidor tiene un cometido: el de responderse preguntas. Seguimos en línea.
Me he vuelto a plantear cosas de cobardes, que en dicho momento parece la opción más valiente, pero no, ahora no, al menos por mí, me lo debo, son mis principios escritos a fuego y tinta, a cemento y salitre.

Seguimos en línea, seguimos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada