domingo, 20 de noviembre de 2016

71. La paciencia

Menos mal que me importa bien poco lo que piense u opine el resto.
Qué abducidos están todos en este sistema del que se quejan, qué hipocresía les consume, no se dan ni cuenta. 
Resulta que si no estoy trabajando mientras estudio es porque o bien no valgo, o bien no me muevo o bien no lo intento con todas mis ganas, etcétera.
No he estado buscando trabajo como tal, sino unas prácticas en alguna empresa de mi sector acorde a mis necesidades y mis conocimientos, es decir, condiciones mínimas, horarios que pueda compatibilizar y en mi ámbito laboral. Creo que no pido nada raro, de hecho, pido lo lógico.
Bueno, pues tras varias negativas, idas y venidas y demás burocracia que sólo me ha hecho perder el tiempo, he acabado harto, y he trasladado lo que pienso a compañeros, conocidos y amigos. También a familiares...pero eso es otra historia.
Las primeras impresiones de todos es que no doy la talla. Bueno, si comparo mi CV con el de mis compañeros de clase, incluso con otras personas del sector que conozco, salgo con ventaja.
Después viene el "en mi caso no fue así" o "algo raro hay por ahí". Obvio, si no, no estaría así. Debo darle las gracias a la mala gestión de la universidad y a la poca predisposición de limpieza de las grandes empresas. No me podré quejar de una PYME que creo que ha intentado lo que ha podido.
Simplemente, a la gente le gusta hablar desde el desconocimiento, o piensa que debo poner excusas para sentirme mejor. Lo que no saben es que esas "convenciones sociales" que ellos usan, no actúan en mí de la misma manera. Lo que sí noto, y es obvio, es ese toque de presuntuosidad de las miradas, los comentarios y los gestos al hablar de este caso, el cual se puede extrapolar a muchos otros.
Para concluir, todo esto viene dado por el famoso refrán que dice 'Consejos vendo que para mí no tengo'. Odio el refranero español, quién me conoce lo sabe pero, joder, me viene al dedillo.
Los mismos que se ponen así de subiditos creyendo que, por tener tres meses de prácticas que yo no he conseguido tras meses intentándolo, están por encima de alguien ¿Cómo se pondrían si la cosa fuera al revés? Como dije, en este caso y en todos.
No sé si es cosa del ser humano o del español, pero el mirar por encima del hombro, el meterse en la vida de los demás sin conocerla o el tener envidia está más de moda que nunca. Aunque, si lo pienso, las personas que más caras me han puesto pensando que soy un inútil son luego los más ignorantes e incultos que conozco. ¿Será la osadía de una ignorancia anunciada la fuente de muchas de estas actitudes?

Alguno dirán que será por oportunidades, pero a mí no me terminan de llegar...por ahora. Tendré paciencia, me formaré, aprenderé y disfrutaré. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada